+56 9 9333 9900 info@veterinariodecaballos.cl
Algunos Conceptos de Zoología y Paleontología del Caballo

El objetivo del presente artículo es entregar algunos antecedentes del origen y evolución de la especie equina, es decir, su historia natural, y antecedentes de su relación con el hombre, con el propósito de enriquecer nuestro conocimiento sobre este noble animal y proporcionar a quien escribe, conjugar un pasatiempo con su diario quehacer (zoología y medicina equina).

Algo de zoología

En términos generales la zoología es la ciencia que se ocupa de clasificar a los animales, de acuerdo a sus características morfológicas principalmente, en grupos específicos que comparten tales características y por tanto, tienen un origen común en algún momento de la evolución.

Un zoólogo, que clasifica por ejemplo a un caballo, lo va encasillando de lo general a lo particular, usando largas listas de características en orden lógico, llamadas “Claves taxonómicas” para encontrar al grupo a que pertenece su animal en estudio. Así se determina que el caballo pertenece a:

  • Reino: Animal
  • Philum: Cordata animales con columna vertebral; peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.
  • Clase: Mamíferos animales vertebrados cuya hembra posee glándulas mamarias y alimenta a sus crías con leche.
  • Orden: Perisodáctilos: son mamíferos herbívoros que poseen número impar de dedos, pudiendo ser uno o más, y siempre cubiertos por pesuñas. Aquí están los tapires, rinocerontes y equinos.
  • Familia: Équidos .Poseen un único dedo en cada pie el que corresponde al del medio. Actualmente existen pocas especies de esta familia, siendo todas del mismo género (Equus). Actualmente se encuentran tres especies de asno salvajes y uno domestico, tres especies de cebras, y dos especies de caballos salvajes (uno no puro y formalmente extinto) y el caballo domestico.
  • Género: Equus en la actualidad son en total nueve especies de este género, siete salvajes con serios riesgos de extinción, y dos domésticas.
  • Especie: Equus caballus, el caballo doméstico, el animal lejos más útil en la historia del hombre, se le a utilizado como alimento, aprovechando el cuero y sus huesos para confección, casería, velocidad, salto, deportes, tiro, rodeo, transporte, incluso la guerra. Las razas de caballos domésticos por distintas que parezcan, generan crías fértiles, debido a que son la misma especie, por ejemplo, un percherón con un pony.
  • Especie: Para que dos animales, macho y hembra, sean de la misma especie deben generar descendencia fértil. Cruzas entre distintas razas o subespecies de animales generan crías fértiles.

La actual familia del caballo

A continuación se describen brevemente las demás especies actuales de équidos, tanto silvestres como domésticos.

Asnos:

  • Equus africanus: es el asno salvaje africano, originarios del norte de África, de alzada pequeña, de pelaje gris y adaptados a zonas desérticas. Se describían dos subespecies, una de Nubia (E. a. africanus) y otra de Somalía (E. a. somaliensis) las que se perdieron, ya que fue necesario cruzarlas entre ellas para evitar la extinción de la especie; la subespecie de Nubia se cree es la que origina al asno domestico.
  • Equus hemionus: corresponde al asno o burro salvaje asiático. De alzada mayor que el anterior y de pelaje color naranjo. También se describen subespecies, en este caso tres, el Onagro de Persia (E. h. onager), el Khur de India (E. h. khur), y el Kulán de Mongolia (E. h. kulan). Al parecer se encuentran en un estado de conservación algo más benigno que su pariente africano ya que están en zonas protegidas y suman en total unos seis mil ejemplares.
  • Equus kiang: Asno salvaje del Tibet. Pocos años atrás se creía una subespecie del anterior, pero hoy se sabe que es una especie diferente. Son de alzada intermedia, pelaje naranjo y más corto que el anterior. Hoy se registran unos dos mil individuos, cuya mayoría se mantiene en cautiverio.
  • Equus asinus: es el burro o asno doméstico, descienden del asno salvaje africado de Nubia. Aquí como en el caballo también existen muchas razas. Son animales de gran resistencia y adaptados a terrenos secos y geografías abruptas. Las cruzas realizadas con caballos generan animales infértiles pero con las mejores características de ambos padres, son los famosos machos y mulas.

Cebras:

  • Equus grevyi: cebra de Grevy.
  • Equus zebra: conocida como cebra de las montañas.
  • Equus burchellii: corresponde a la cebra de las planicies. Todas ellas aún viven en estado salvaje en algunos países del sur de África. Al igual que los asnos están en serios riesgos de extinción.

Caballos:

  • Equus ferus przwalskii: caballo de Przwalski, caballo salvaje asiático o Taki. En 1969 se observó por última vez a un solitario potro en vida silvestre en las estepas de Mongolia. Hace algunos años, el hibridaje de Takis mantenidos en cautiverio con caballos domésticos, logró seleccionar animales con alta carga genética de la especie silvestre y luego de mucho trabajo, un grupo de Takis fue reintroducido con éxito en sus antiguos dominios Mongoles, esta vez protegidos en una reserva. Al mirar este salvaje animal llama la atención su color naranjo, su tuza corta, oscura y erguida y la gran similitud con las pinturas rupestres de hace varios miles de años.
  • Equus gmelini: Caballo salvaje europeo o Tarpán. Es, lamentablemente, una especie extinta hace pocos años luego de la muerte de los últimos individuos puros en algunos zoológicos de Europa. Sus genes aún no desaparecen completamente pero se diluyen debido al mestizaje con caballos domésticos.

Algo de paleontología

La paleontología es la ciencia que se ocupa de estudiar la historia natural y evolución de las especies, a través de las características morfológicas, usando muy a menudo, restos fósiles. En cuanto al caballo, es posible establecer una línea de origen bastante completa a partir de fósiles encontrados principalmente en el continente Americano.

El primer ancestro reconocido del caballo actual, es el Eohippus o Hyracoterium (caballo del amanecer) animal del tamaño de un zorro, de cuatro dedos con cojinetes plantares, se alimentaba de ramas de helechos y hojas de arbustos, habitaba zonas boscosas en época finales del cretácico superior hace unos 70 millones de años.

Por algún motivo, ya sea por cambios en el ambiente boscoso, o por huir de depredadores, esta estirpe se desplazó a terrenos más abiertos donde cambia también su dieta al consumo de hierbas y pastos. Hace unos 35 a 25 millones de años, en el Oligoceno, habitó el Mesohippus (caballo del medio) adaptado al nuevo ambiente, poseía tres dedos con cojinetes, con el central más largo y ya usaba la velocidad de la carrera como defensa.

Hace 25 a 10 millones de años, en el Mioceno, la evolución de esta estirpe continúo y ahora es posible identificar a otro animal, el Merychippus, primitivo caballo del tamaño de un pony de Shetland, el cual ya tenía sólo el dedo central y protegido por una pesuña.

Alrededor de 7 a 2 millones de años antes del presente, en el Plioceno, aparece en Pliohippus, ancestro directo del Equus, de talla algo menor pero, en general, un verdadero caballo.

El Homo sappiens y el Equus

Los seres humanos aparecen con especie hace alrededor de un millón de años atrás, en el Pleistoceno, y su relación con los animales era bastante diferente a la de hoy. Los antecedentes más antiguos encontrados de la relación del hombre con los équidos tienen más de cuarenta mil años y corresponden a huesos de estos animales con claras señales de haber sido cazados y faenados para extraer su carne con primitivas herramientas de piedra. No es aventurado sospechar en algún sentimiento de admiración de los primeros humanos a estos animales ya que son representados en numerosos dibujos rupestres.

América del norte fue, al parecer, el lugar de origen del género Equus y del encuentro con el humano recién llegado desde Asia, a través del Estrecho de Bering durante la última glaciación de Wisconsin. El hombre avanzó hacia el sur llegando al territorio actualmente de Chile, por lo menos hace 12 mil años a. C. Aquí encontró mamíferos de gran tamaño tales como mastodontes, paleo llamas, megaterios, perezosos gigantes, ciervos, milodones, guanacos, vicuñas, y caballos americanos.

Es posible que en América del sur se existieran, a la llegada del hombre, dos géneros de équidos, el Equus y el Hippidion otro descendiente del Pliohippus y cuyos restos han sido encontrados en Bolivia. Existe evidencia de casería de mega fauna en este periodo conocido como Paleoindio. En Quereo, al sur de Los Vilos, se encontró restos de caballo americano con evidencias de faenamiento por parte de paleoindios, datados con carbono 14 hace 11.180 años a. C.

Debido quizás a la caza, enfermedades, y/o cambios ambientales, la mega fauna americana descendió rápidamente; algunos caballos americanos utilizaron el mismo estrecho por el que llego el hombre y avanzaron al viejo mundo a través de Asia, antes de extinguirse en América hace unos 8.000 años a. C.

Los primeros caballos domésticos (Equus caballus) que pisaron suelo chileno, eran caballos españoles que formaban parte de las huestes del Adelantado don Diego de Almagro, descubridor de Chile, en abril de 1536, quienes ingresaron al actual territorio nacional por Copiapó, no antes de una extenuante travesía cruzando la cordillera de los Andes, por el paso de San Francisco a 4726 metro de altura, siguiendo el camino del Inca, donde muchos hombres y animales perdieron la vida. Existe registro en las crónicas de la historia de nuestro país que un español, Gonzalo Calvo de Barrientos, un represaliado del Perú, ya habitaba en el valle del Aconcagua a la llegada de Almagro, pero no señalan si poseía caballo. Luego del fracaso en busca de “el dorado”, Almagro y su gente regresaron al Perú.

A comienzos de 1540 ingresó otro grupo de expedicionarios españoles, esta vez por Arica y al mando de don Pedro de Valdivia, con unos 70 caballos traídos de la zona de las Charcas del Perú.

Durante los inicios de la Colonia, varios colonos españoles introdujeron más equinos, en números considerables, desde el Perú y Argentina. Las exigencias impuestas por el ambiente, la selección por el trabajo de campo, por los colonos y posteriormente por los criollos y chilenos, forjaron las características tanto físicas como de carácter de la raza Pura Sangre Chilena.

Juan Pablo Solís R.
Médico Veterinario

Close Menu