+56 9 9333 9900 info@veterinariodecaballos.cl
Etología Equina

En este capítulo trataremos las conductas anormales del caballo, sus posibles causas, como prevenirlas y como tratarlas.

Vicios y Comportamiento estereotípico:

Los vicios del caballo son conductas anormales que interfieren con el manejo y que ocasionan quejas de los propietarios y entrenadores. Los comportamientos estereotípicos (estereotipias) son movimientos repetitivos y constantes sin un propósito aparente. Los vicios involucran algunos estereotipos como son excesiva agresividad, morder, patear e ingerir materiales de la cama (ver recuadro).

Listado de conductas estereotípicas
Origen de las conductas

MasticatoriasLocomotivasIrritación cutáneaAgresivas
Masticar gomaPasoPatear la pesebrera (con las patas)Extender la cabeza, bajar las orejas y morder
Morderse los labiosEntrecruzar las manosRascarsePatear la pesebrera (con las patas)
Movimientos labialesManotearMorderse
Masticar paredes de la pesebreraBatir la colaSacudir la cabeza
Tragar airePatear la puerta ( con las manos)Revolear la cabeza
Masticar maderaLadear la cabeza
Batir la cola

Siempre se debe descartar por un veterinario que el cambio de conducta del caballo no sea por razones médicas, como alergías, enfermedades cerebrales, dolores de espalda o de boca, etc. (ver artículos de septiembre y octubre).

Causas:

Como causa primordial de todos los vicios y estereotipos de los caballos está la domesticación, la vida confinada de un animal que desde el punto de vista evolutivo tiene su organismo y su mente preparada para vivir en extensos ambientes al aire libre y en compañía de otros de su especie.

No existe evidencia de que estas conductas anormales sean heredables, pero parecen ser aprendidas imitando los vicios de la madre. Estos problemas son más frecuentes en caballos de “sangre caliente” como los Fina Sangre de Carrera y los Árabes comparados con los caballos de razas pesadas, lo que se puede atribuir a que los primeros son manejados confinados en pesebreras.

Si bien las causas nutricionales aún no han sido demostradas, las dietas bajas en fibras pueden conducir a la aparición de comportamiento anormal.

Las causas psicológicas de las estereotipias son más fáciles de identificar. Involucran las sensaciones de frustración, de inaccesibilidad a algo deseado, de temor o miedo hacia determinados objetos o personas. Estas estereotipias a menudo son manifestados cuando aparece el peón o la persona que cuida del animal. Generalmente existe una situación desencadenante, como el momento antes de ofrecer la ración.

Se pueden presentar a cualquier edad,  pero son más frecuentes en equinos jóvenes sometidos a cualquier cambio en su forma de vida: el destete, en encierro luego de haber vivido en pasturas, o el cambio de los compañeros del establo o del personal que los maneja, pueden originar comportamientos anormales. Por lo tanto se debe poner atención a los cambios en el ambiente, a la nutrición y a la interacción social entre los caballos.

En los párrafos siguientes se describen las causas y momentos en la vida de los caballos en que pueden adquirir conductas anormales, además de algunas medidas preventivas y correctivas de las mismas.

Es importante tener en cuenta que estas conductas una vez arraigadas en el caballo son difíciles de eliminar, por lo que las medidas de prevención son mucho más efectivas y vale la pena implementarlas.


El Destete:

La separación de la yegua y el potrillo luego de seis meses en donde generaron fuertes lazos entre ellos y con otros miembros de la manada siempre es traumática para ambos, especialmente para la cría si se lo mantiene en aislamiento:

  • El destete en parejas de potrillos reduce en parte el estrés, observándose que así sobrellevan mejor la separación de sus madres. Los equinos manejados así dan menos trabajo y se integran más fácil a otros grupos.
  • Otra manera es que una persona se encargue de acompañar al potrillo reemplazando a la yegua. Este pudiera ser el mejor método, pero muy poco práctico, ya que se necesitan entre seis a diez horas al día.
  • También, los potrillos pueden ser destetados en forma paulatina y familiarizados con otros potrillos de la misma edad.
  • Otra forma es colocar un caballo adulto que demuestre tolerancia a los potrillos. Generalmente esto lo puede hacer una yegua vacía, la que acompañe a varios potrillos destetados.

 Confinamiento por períodos prolongados

Las esterotipias están asociadas con el encierro o confinamiento. Es muy probable que caballos mantenidos amarrados o en pesebrera por periodos prolongados, así como con dietas bajas en fibra o que no se ejerciten por lo menos dos horas al día, desarrollen comportamientos estereotipados. El tipo de pesebrera para los caballos que deben permanecer en ellas es de suma importancia para mantener la salud mental de ellos. Se debe considerar la posibilidad de que el caballo tenga un campo de visión amplio y que mantenga contacto con otros caballos. La falta de estímulos externos por el aislamiento genera que el equino busque gratificarse con autoestimulación.

Las pesebreras deben permitir que el caballo mire a algún lugar con permanente actividad (caminos interiores por donde transiten otros caballos, a la media luna o a la pista en los de carrera) y que también pueda ver otros caballos y en el mejor de los casos pueda tener contacto físico con sus vecinos del establo a través de murallas bajas.


Alimentación

Actualmente es reconocida la importancia de la fibra en la alimentación tanto para mantener la salud física y psicológica de los equinos. Los caballos salvajes o los que permanecen en praderas, utilizan 16 horas en cosechar los pastos. Los caballos estabulados utilizan sólo 2 horas del día en alimentarse, pudiendo estar 12 horas sin hacer nada. esta situación favorece la aparición de conductas estereotipadas.

Las formas de solucionar esto son las siguientes:

  • Sacar al caballo de la pesebrera a pastorear, aun cuando el pasto sea poco.
  • Proveer heno o paja al caballo durante todo el día.
  • Alimentar con heno de buena calidad “ad libitum” (todo lo que quiera), y disminuir la cantidad de grano.
  • Mantener a los caballos agrupados en potreros o corrales para que puedan interactuar socialmente entre ellos.
  • Si es necesario la suplementación de concentrados para la actividad deportiva del caballo, el heno se puede ofrecer dentro de pelotas de malla con pequeño agujeros para que así el animal se “entretenga” sacando el pasto para comerlo. Esto también reduce el tiempo de ocio y evita que el caballo coma maderas.

Aislamiento

El aislamiento social en estos animales gregarios (que viven en grupos o manadas), puede provocar graves alteraciones conductuales. Equinos aislados a temprana edad de sus congéneres, son más difíciles de amansar y de trabajar (siendo incluso “antisociales” o inadaptados) ya que no adoptaron el comportamiento normal que les enseñan su madre y otros caballos. Esto se traduce en que caballos que viven en grupo son más fáciles de domar.

El mantenerlos en grupos evita estos problemas, sin embargo la costumbre de tenerlos aislados para evitar lesiones por peleas entre ellos es muy difícil de modificar en las personas. Pero el costo de conductas inapropiadas es mayor que el de las posibles lesiones por vivir en grupos, es así que caballos acostumbrados a vivir de esta manera muy rara vez se provocan daños entre ellos. Además, este tipo de manejo es de menor costo que la estabulación.

Lo ideal será siempre mantener a los caballos a campo.


Falta de Ejercicio

Se ha comprobado que los caballos manejados con acceso a potreros tienen mejor estado físico y mental, por lo que su rendimiento deportivo es mejor que animales estabulados y ejercitados sólo dos horas al día. El desplazamiento constante, consumiendo alimentos ricos en fibras y el permanecer en grupo es lo que genera la mejor condición física.


Prevención y Tratamiento

Ya que las comportamientos estereotipados son formas de “evasión” del caballo para sobrevivir en un ambiente estresante, por esto, las maniobras para reprimirlas o eliminarlas pueden ser aún más graves que la propia estereotipia. Las conductas estereotípicas se desarrollan como un intento de adaptación a la vida en estabulación.

Es fundamental tener en cuenta la multicausalidad de estas conductas.

La primera medida de prevención debe ser proveer un ambiente que satisfaga las necesidades de los animales.

Es necesario construir pesebreras que eviten el aislamiento del caballo y eviten el desarrollo de conductas estereotípicas.

Cuando las conductas anormales ya se encuentran establecidas y no mejoran con cambios en el ambiente, a veces es necesario recurrir a otras técnicas como los collares que se usan para evitar el “tragar aire”. No existe evidencia de los resultados de la utilización de golpes eléctricos para tratar estas conductas anormales.

Finalmente, aunque las terapias quirúrgicas solucionan ciertas conductas como “tragar aire” no atacan la causa. Por esto no se recomienda realizar cirugías sin cambios en el ambiente, ya que se podrá tratar quirúrgicamente una sola generación de los caballos estabulados.

Como última recomendación, hágase asesorar por un veterinario de equinos para el diseño de las pesebreras, prevención y tratamiento de estas conductas estereotípicas.

Juan Pablo Solís R.
Médico Veterinario

Close Menu